Contrario a la usanza de la época, Alejandro Magno acostumbraba llevar  la barba rasurada, popularizando el afeitado y rompiendo algunos estándares de la masculinidad en la antigüedad.

Fuente | Ilustración por Eduardo Cruz.